Pacifismo por sentido común

Recientemente, he traducido un artículo de Bryan Caplan “The common-sense case for pacifism“. El contenido del mismo es muy interesante, sobre todo la réplica a un hipotético argumento que los economistas podrían articular en contra del pacifismo y según el cual éste aumenta el número de guerras al reducir el coste de agredir.


Solía hacerme llamar “aislacionista”, pero recientemente me he dado cuenta de que pacifista es una descripción mucho más acertada de mi posición. Todas las siguientes definiciones describen adecuadamente lo que creo:

  • Pacifismo: doctrina por la que las disputas (especialmente entre países) deberían ser resueltas sin recurrir a la violencia; la oposición activa a tal violencia, especialmente el rechazo a tomar parte en acciones militares.
  • Pacifista: que se opone a la guerra.
  • Pacifista: quién ama, apoya, o favorece la paz; aquél que es pro-paz.
  • Pacifista: individuo que disiente con la guerra por principio.

Algunas definiciones de pacifismo especifican la oposición a toda violencia, inclusive aquella que es utilizada en defensa propia, pero esto último me parece ir demasiado lejos. Soy pacifista no porque me oponga a la defensa propia sino porque es virtualmente imposible librar una guerra de “autodefensa”. Incluso si los objetivos de los militares no fueran deliberadamente inocentes transeúntes, ellos casi siempre terminan, imprudentemente, poniendo en peligro sus vidas. Si un policía combatiese el crimen de la misma forma en que el “civilizado” ejército hace la guerra, le mandaríamos a la cárcel.

¿Pero no es el pacifismo, en palabras de Homer Simpson, una de esas visiones “con todas las reglas bien intencionadas que no funcionan en la vida real”? No. Aquí tienen mi defensa del pacifismo por sentido común.

  1. Los costes inmediatos de la guerra son sin duda horribles. La mayoría de guerras llevan a una pérdida masiva de vidas y riqueza en al menos uno de los bandos. Si utilizas un valor estándar de $5M por vida, cada 200000 bajas serían equivalentes a un billon de dólares en daños (o a un trillon para aquellos países que utilicen la escala corta como EEUU).
  2. Los beneficios a largo plazo de la guerra son sumamente inciertos. Algunas guerras – las más obvias son las guerras Napoleónicas y la Segunda Guerra Mundial – al menos se puede decir que merecen cierto crédito por las décadas de paz subsiguientes. Pero muchas otras – como la Revolución Francesa y la Primera Guerra Mundial – simplemente sembraron las semillas de nuevos y mayores conflictos. Podrías decir, “Bien, sólo combatiremos en guerras que aporten grandes beneficios en el largo plazo”. En la práctica, sin embargo, es muy difícil predecir las consecuencias de una guerra en el largo plazo. Una de las grandes lecciones de Expert Political Judgment, por Philip Tetlock, es que los expertos en política exterior están mucho más seguros de sus predicciones de lo que tendrían derecho a estar.
  3. Para que una guerra esté moralmente justificada, sus beneficios en el largo plazo han de ser substancialmente mayores a sus costes en el corto plazo. Yo le llamo “principio de deontología leve”. Casi todo el mundo piensa que está mal matar a una persona al azar y usar sus órganos para salvar la vida de otras cinco personas. Para que una guerra halle justificación moral, pues, su ratio (vidas inocentes salvadas / vidas inocentes perdidas) tendría que exceder 5:1. (Personalmente pienso se requiere un ratio más elevado para estar moralmente justificada, pero en este caso no necesito está suposición).

Existen circunstancias concebibles bajo las que rompería mis principios pacifistas?
Sí, como he explicado en mi debate con Robin Hanson, me opongo “a las teorías morales de una frase”:

Es absurdo adherirse a una gran teoría moral abstracta, y después defenderla ante cada contraejemplo.

En el mundo real, no obstante, el pacifismo es una firme guía para la acción. Si bien admito que ocasionalmente las guerras tienen consecuencias positivas en su conjunto, es muy difícil identificar estas guerras ex-ante. Y a menos que esté dispuesto a morder la bala de la donación involuntaria de órganos, las “buenas consecuencias globales” son insuficientes para justificar moralmente la guerra. Si los defensores de la guerra no pueden afirmar razonablemente que están ahorrando cinco veces más vidas inocentes de las que están costando, se equivocan.
Sospecho que la principal objeción de los economistas al pacifismo es que éste incrementa la cantidad de guerras al reducir el coste de agredir. Como he razonado anteriormente, sin embargo, esto es al menos una media verdad:

Las amenazas y la intimidación no solo se mueven a lo largo de la curva de “demanda para cruzarte”. Si tus objetivos perciben tu comportamiento como inapropiado, vil o francamente cruel, éste desplaza su “demanda para cruzarte hacia fuera. Llámale psicología, o simplemente sentido común: las personas que previamente no guardaban nada malo contra ti empezarán a buscar la oportunidad para hacerte probar el sabor de tu propia medicina.

El resultado de la política exterior es que las personas que advierten sobre “sembrar las semillas del odio” no son los tontos que a menudo parecen ser. Las represalias militares contra, por ejemplo, naciones que albergan terroristas reducen la cantidad de terrorismo y odio anti EEUU. Pero si la gente en esos países y aquellos que simpatizan con ellos sienten que las represalias no están justificadas, les estamos haciendo enfadar e incrementar su demanda de terrorismo. Efecto neto: ambiguo.

Rebeca West una vez escribió que, “El feminismo is la noción radical de que las mujeres somos personas”. El pacifismo, similarmente, es la noción radical de que antes de matar a una persona inocente, deberías estar razonablemente seguro de que tu acción tendrá consecuencias muy positivas. Esto es una teoría moral de una frase aunque me siento cómodo abrazándola.

http://econlog.econlib.org/archives/2010/03/why_libertarian.html
https://www.google.es/search?source=ig&hl=en&rlz=&q=define:+pacifism&oq=pacifism+def&gws_rd=cr,ssl&ei=ujgBV_bSNILhaeCCpegC
http://www.positiveatheism.org/hist/quotes/homer.htm
http://econlog.econlib.org/archives/2007/12/my_defense_of_e.html
http://econfaculty.gmu.edu/bcaplan/handeb.htm
http://econlog.econlib.org/archives/2005/04/why_most_econom.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s